Malditos Bastardos: el día que el cine mató a Hitler

malditos_bastardos_elcolordelcineOlvida Normandía, el avance de las tropas rusas hasta Berlín y las bombas sobre Hiroshima y Nagasaki. Hitler no se suicidó en un Bunker, Hitler murió en un cine francés fusilado, quemado y humillado. Ajusticiado por una réplica de la ola de odio que él mismo había generado. Sí, la violencia genera violencia, y nadie sabe más de esta que Quentin Tarantino, el catedrático de la sangre en Hollywood. Por eso solo de una mente como la suya podía salir Malditos Bastardos. Tarantino viaja hasta la segunda guerra mundial, escoge el momento, la situación y los personajes que cree necesarios. Luego crea sus propios escenarios y sus propios personajes, para finalmente unirlos todos y contarnos como habría sucedido este conflicto si estuviesen en sus dementes manos los hilos del destino. Esto causó mucha controversia entre parte de la crítica que le acusó de burlarse de la historia y deshumanizar el comportamiento de los soldados judíos, pero para muchos otros supuso la consolidación de este director que confirma así que su creatividad no tiene límites. Esta historia ucrónica nos presenta a un grupo de soldados de asalto judíos americanos que campan a sus anchas, sembrando el terror entre las tropas alemanas con frialdad y ensañamiento. Su objetivo: hacerse cada uno con cien cabelleras nazis. Liderados por Aldo Raine (Brad Pitt) consiguen que la leyenda de “los Bastardos”, como ellos mismos se hacen llamar, llegue hasta el mismísimo Führer. Pero no son los únicos con sed de venganza, y el plan de los bastardos se cruzará con el de Shosanna Dreyfus (Mélanie Laurent), huérfana judía que sueña con vengar a su familia, asesinada a manos del coronel de las SS Hans Landa (Christoph Waltz), el gran antagonista de la película. Este “spaguetti westerm a la francesa” engancha desde la entrada de los créditos iniciales hasta el fotograma final. ¿Por qué? Porque la magia está en los detalles y Tarantino no quiere dejar ninguno al azar.

TORRE DE BABEL

Los conflictos internacionales trascienden fronteras, y por tanto la barrera del idioma es un problema añadido en las trincheras, tanto a la hora de tratar con los aliados como con los enemigos. Malditos Bastardos es una película de obligada visión en versión original ¿Cómo perderse el placer auditivo de oír al políglota coronel Hans Landa desenvolverse hasta en cuatro idiomas para tejer sus trampas y conspiraciones? por no hablar del desastroso acento que demuestran Aldo Raine y sus secuaces bastardos al tratar de hacerse pasar por italianos… Tarantino fue muy escrupuloso para ello en el casting. Los personajes alemanes están interpretados por alemanes con acento alemán nativo; los franceses por franceses. Porque en esta bélica torre de Babel no solo el idioma te salva de la sospecha: es importante el acento. De hecho, el problema de las diferencias del acento da lugar a una de las mejores escenas de la película, donde un infiltrado Michael Fassbender levanta sospechas entre los soldados alemanes debido a su ‘forma’ de hablar alemán. Melanie Laurent, es judía y francesa, como Shosanna, personaje que interpreta. La actriz cuenta que cuando recibió el guion lo leyó junto a su padre y que este le dijo: “Tienes que hacer este papel, por favor”. buiongiorno_elcolordelcine

‘TRIBUTO’ AL CINE

Que la dueña de una sala de cine queme una montaña de celuloide para convertirla en un horno de asar nazis no parece demostrar mucho amor al cine, cierto. Al menos si lo comparamos con la ternura de cintas como Cinema Paradiso o La invención de Hugo. Pero a su modo, siempre ligado a la destrucción, Tarantino declara en Malditos Bastardos su amor al séptimo arte. En primer lugar, pidió a Eli Roth (quien también interpreta a uno de los Bastardos) que rodara El orgullo de la nación, una película rodada para ser incluida en Malditos Bastardos cumpliendo los cánones propagandísticos y técnicos del cine alemán creado por la UFA. En la película se cuentan las hazañas del soldado Frederik Zoller (Daniel Brühl), quien acabó con la vida de 250 soldados aliados en tres días. Parte de esta película se ve en Malditos Bastardos y es fundamental para la evolución de la trama. Por otro lado, el parisino cine que regenta Shosanna Dreyfus fue recreado en un mítico estudio berlinés donde fueron rodadas leyendas del cine alemán como Metrópolis o Nosferatu. Además, los carteles que aparecen en la fachada del cine corresponden a otras películas famosas de la época, como  El asesino vive en el 21 o Prisioneros en la Montaña. Por último, hay que recordar que el título original del film (Inglourious Basterds) es un guiño y homenaje, a  Quel maledetto treno blindato, más conocida por su título en inglés (Inglourious Bastards) en la cual se inspiró Quentin para crear su historia, sin tratarse nunca de un remake. cinema_elcolordelcine

LOS BUENOS

Brad Pitt, Eli Roth, Gedeon Burkhard, B.J. Novak, Omar Doom, Samm Levine, Paul Rust, Michael Bacall y Carlos Fidel interpretan a los Bastardos. Ese grupo de descerebrados carniceros que van arrancando cabelleras nazis por tierras francesas. Salvo Brad Pitt, Aldo ‘el Apache’, todos son judíos y todos tienen una historia detrás. Por ejemplo, El soldado Wilhelm Wicki (Gedeon Burkhard) es un exiliado austriaco-judío que se une a las fuerzas armadas de los EE.UU y facilita a los Bastardos la función de traducción de los soldados alemanes. En resumidas cuentas, un peculiar equipo capaz de cautivar al espectador mostrando unos soldados poco convencionales, o al menos alejados de ese guerrero ideal al que el patriotismo americano nos tiene acostumbrados en la gran pantalla. A estos hay que sumar a un excepcional Michael Fassbender, como soldado británico que orquesta junto a los bastardos la operación KINO y a Til Schweiger, quien interpreta a Hugo Stiglitz: un soldado alemán que odia a los nazis y al nacismo y tras asesinar a 13 altos cargos de la Gestapo, los bastardos lo liberan para hacerles un hueco dentro de su causa asesina. De hecho, el actor alemán Schweiger afirmó que nunca se pondría un uniforme nazi como actor, pero la idea de vestir dichas galas con el fin de exterminarlos, además de poder participar en la película de uno de sus directores fetiche, le hizo cambiar de idea. elcolordelcine-losbastardos

EL FEO

El único Oscar, merecidísimo, que recibió Malditos Bastardos fue para Christoph Waltz, el coronel Hans Landa. Este maldito nazi de lengua viperina, es el personaje más carismático de toda la película. Landa no cree en ideologías, ni de buenos ni malos, tan solo entiende de ganadores y perdedores, y él siempre consigue que las reglas del juego estén a su favor, o en el peor de los casos hará trampas para ganar. Su inteligencia y su elocuente personalidad lo convierten en el nazi más aclamado del mundo del cine, si es que no es el único.

LOS MALOS

Comenzando por unos Hitler (Martin Wuttke) y Goebbels (Sylvester Groth) casi caricaturescos, Tarantino nos muestra una amplia paleta de matices de soldados alemanes que nutren la película, con cobardes traidores, fieles dispuestos a morir cruelmente por el Reich y soldados tan diestros con el arma como ingenuos, como Fredrick Zoller (Daniel Brühl) que, acostumbrado a ser admirado allá donde va, no es capaz de entender como una chica es capaz de resistirse a sus encantos. Dieter Hellstrom (August Diehl), culto y leído comandante de la Gestapo, llega incluso a hacer de King Kong una metáfora racial de la esclavitud en Estados Unidos, antes de perder sus “pelotas nazis” a manos de Hugo Stiglitz. Landa-elcolordelcine

LA MÚSICA

Estaba previsto que Ennio Morricone creara la banda sonora de la película, pero finalmente no pudo ser así y fue el propio director quien se encargó de hacer una selección musical entre las que destacan canciones de otras películas, entre las que se encuentran varias piezas del autor italiano así como canciones como ‘Cat People’ de David Bowie. El propio Ennio Morricone ha dicho que no volverá a trabajar con el director porque este hace un mal uso de la música. Sus motivos tendrá el italiano, pero esa capacidad de Tarantino de saltarse las normas y hacer lo que le venga en gana es uno de esos rasgos que tanto gustan y que le hacen particular. Podríamos pasar horas descifrando detalles, guiños y pinceladas que Quentin ha escondido en este lienzo militar que trasciende a lo bélico. Sin embargo, quizás sea mejor visionarla cuantas veces haga falta para seguir disfrutando de ella. Quién sabe si quizás tenía razón Aldo ‘El Apache’ Raine cuando al final de la película asegura que “Esto puede ser mi gran obra maestra”. Auf Wiedersehen, au revoir, arrivederci, adiós.

Anuncios

2 comentarios en “Malditos Bastardos: el día que el cine mató a Hitler

  1. Has pasado por alto uno de los mensajes más poderosos y obvios una vez que eres consciente de lo que estás viendo. Mencionas el asesinato de buena parte de la cúpula del gobierno nazi por parte de uno de los personajes como un movimiento que puede demostrar poco amor al cine. Nada más lejos de la realidad.

    No debemos olvidar que ‘Malditos Bastardos’ pertenece a la ‘Trilogía de la venganza’. Si este título no os hace saltar un par de alarmas, lo dejo un poco más claro. El momento crematorio no deja de ser una metáfora del vapuleo que le ha dado sistemáticamente Hollywood (y el lobby judío específicamente) al holocausto a través del cine.

    Es cierto que en un visionado rápido puede pasar bastante desapercibida esta lectura. Sobre todo, sabiendo quién es su director y lo aficionado que es a la violencia (aparentemente) gratuita. Pero una vez que te señalan este hecho, la película cobra otro sentido y añade una capa más a lo que, de por sí, es bastante sobresaliente.

    ¡Un saludo y buen artículo!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s